Testimonios Residencia

“Conocí a algunos alumnos de Palacio de Granda en Londres, donde había ido de viaje de estudios cuando tenía 16 años. Los oí hablar muy bien de su colegio y fueron muy agradables conmigo, ellos mismos me animaron a considerar la posibilidad de pasar un tiempo en España. La experiencia de ser residente fue tan maravillosa que me he quedado dos cursos completos. Mi dominio de los idiomas es muy bueno ahora, en especial el español, y estoy deseando ir a la Universidad de Madrid para estudiar Odontología. Sé que sin Palacio de Granda quizá no habría tenido la suerte de conseguirlo.”

ALESSANDRO, 18 AÑOS, DE ITALIA

“Considero mi propia experiencia como una oportunidad de desarrollo académico, ya que he recibido un gran apoyo por parte de los profesores de la Residencia para alcanzar las metas que me había marcado. Además, he adquirido unos hábitos de estudio imprescindibles en la vida de un universitario.

En el ámbito personal, convivir con personas de diferentes edades, nacionalidades y culturas me ha hecho tener una visión más amplia de la vida, definir mejor mi personalidad y desarrollar valores como la tolerancia, la amistad y el respeto.

No sólo me llevo un grato recuerdo de mis compañeros, sino también de todo el personal que hace que, con su cariño y dedicación, la Residencia funcione como un auténtico hogar”.

María Fernández Cideres, 17 años, 2º de Bachillerato, México.

“Sentía que tenía un exceso de móvil y deporte y que no quedaba tiempo para el estudio. En la Residencia encontré el equilibrio perfecto entre ocio y trabajo. Ser residente supuso un cambio importante en mi vida que afectó positivamente tanto a mis estudios como a mi personalidad”.

Sergio Cadierno Alegre, 16 años, 1º de Bachillerato, Astorga

“Soy alumno externo del Colegio, pero en ocasiones me quedé interno en la Residencia. Mis padres se desplazaban a menudo por temas de trabajo. Pese a mi corta edad siempre me sentí apoyado y reconfortado tanto por mis compañeros como por el personal de la Residencia, me cuidaron como si estuviese en casa.

En otras ocasiones me quedaba para preparar exámenes o evaluaciones.

Mis últimos años de colegio he sido residente a tiempo parcial, es decir, me quedaba en la Residencia desde que salía del Colegio hasta que finalizaban los estudios.

Estas clases me sirvieron para aprovechar más el tiempo y para solucionar dudas sobre materias específicas que por mí mismo no podía solucionar”.

Carlos Fontal Soriano, 17 años, 2º de Bachillerato, Oviedo